Cárdigan “Marigold”

Al fin  este verano he conseguido tejer un cárdigan.
Soy fan de los hilados de algodón de tipo cinta, los de forma plana, porque son muy apropiados para tricotar puntos muy marcados.
La marca Rowan ha hecho pocos colores del hilado Cotton Lustre pero todos ellos muy acertados, desde unos empolvados a otros con más fuerza como éste “oro viejo” que he utilizado para tejer el cárdigan, al que los de Rowan han llamado “Marigold” (caléndula en inglés). La cinta Cotton Lustre tiene unas minúsculas rayas con pequeños visos y tiene una composición estupenda, 10% lino, 55% algodón y 35% modal que le confieren un tacto suave y una sensación de “piel sobre piel”
El cárdigan está tricotado con puntos en relieve, punto garbanzo separado con una linea vertical de punto derecho y creo que la guinda está en el color verde de puños y vistas. Aquí le he puesto una lana totalmente distinta, una chenilla aterciopelada para romper un poco con lo tradicional, también de la misma marca Rowan.  El cárdigan  es de linea recta, escote en pico y a la altura de la sisa lleva un corte profundo dónde luego se encaja la manga y los dibujos cambian de sentido.
A este tipo de manga se le llama manga encajada y por cierto  siempre sienta bien,  ya que al ir muy  metida no tenemos problemas de se desplome hacia abajo quedando mal situada.
Después de terminar de tricotar todas las piezas y cuando lo vi montado y planchado me entraron unas ganas tremendas de estrenarla, pero no lo hice porque primero quería que  vosotras lo  vierais.
En fin me gusta mucho el cárdigan, desde los colores,  las diferentes lanas, las formas tan exageradas como arriesgadas, hasta la verticalidad del dibujo. Es una prenda que nos hará más estilizadas. En verano se hace imprescindible como fondo de armario ya que esta pieza permite diferentes looks.
Si te gusta la moda de punto para el verano, con Cotton Lustre acertarás plenamente.

Look amarillo y verde